«La UE está en un momento crítico, pero apasionante»

Crónica de la jornada Retos para una Nueva Europa (Bilbao, 07/08/2022)

Una treintena de personas esperan en un luminoso auditorio de la emblemática Torre de Iberdrola, frente a una pantalla escoltada por paneles o enaras con los nombres de las organizaciones que albergan el acto: el Colegio Vasco de Periodistas y la Asociación Vasca de Periodistas en un panel, y el Consejo Vasco del Movimiento Europeo (EuroBasque) en otro. 

La jornada que nos reúne martes 7 de mayo (09'00) y de título 'Retos para una Nueva Europa', dirige al selecto público discusiones periodísticas en torno a lo que el reportero Antonio Sánchez-Gijón (q. e. p. d.) denominaba Europa, una tarea inacabada, título de su libro publicado con Planeta (1975), cuando la Unión Europea era aún Comunidad Económica. 

Pero no es Sánchez-Gijón quien da nombre al foro de hoy, sino Ander Landaburu, hijo del político alavés Francisco Javier de Landaburu, muy conocido por sus ideas europeístas –hoy Euro-friendly– durante la compleja época que le tocó vivir. Su biografía se ha publicado además recientemente, de mano de la Dra. Leyre Arrieta, de la UPV/EHU (Al Servicio de la Causa Vasca, Tecnos, 2021). No cabría así mejor nombre para el foro, aunque Ander no haya podido asistir. 

Con el recuerdo a Landaburu, Amaia Goikoetxea, Decana del Colegio, arranca la jornada a las 09'10 con la frase que resume las intenciones de la misma: «Necesitamos construir más Europa, pero una mejor Europa». Las y los periodistas, dice Goikoetxea, «queremos ser interlocutores de la construcción europea». Parafraseando a Miguel Ángel Quintana «si hay que construir algo es porque no existe», por lo que la cita de Goikoetxea bien puede ser un guiño a Sánchez-Gijón, igual de válido hoy que en el 75. 

Otra mujer, Irune Zuluaga –Presidenta de EuroBasque– apoya a Goikoetxea, y en memoria a Landaburu-padre recuerda su contribución a una Europa «unida y en paz». En la línea del ilustre político se reúnen todas las instituciones vascas y partidos con representación autonómica –salvo Vox– en la Asamblea General de EuroBasque, todos de acuerdo con «la Europa federal y democrática», dice Zuluaga. Landaburu hace escuela. 

1. Argazkia [Propioa]. Amaia Goikoetxea eta Irune Zuluaga.

¿Y qué tienen que ver ambas organizaciones? «Pretendemos», declara Zuluaga, «incidir en la importancia de los medios de comunicación en los asuntos de Europa». EuroBasque se ha puesto las pilas: otorgan un premio de periodismo cada año, siendo Olatz Arrieta (ETB) la galardonada del 2021, también presente en el acto. 

Para motivar a las y los allí presentes, ha tomado la palabra el Secretario General de EuroBasque, Igor Filibi, quien durante media hora ha retratado la importancia de la UE para la paz y la democracia. «Somos [por Europa] la primera potencia económica mundial», declara, «única en el mundo e irrepetible en valores». Ahí es nada. 

La Historia demuestra la necesidad de una Europa unida, según Filibi, sobre todo a partir de principios de un s. XX «donde se empieza a cuestionar nuestra supremacía mundial». Europa y sus naciones habían marcado el ritmo y cultura del mundo a través de su influencia (colonialismo), pero sobre todo tras la 2GM sería ya imposible competir por separado con EE UU.

Uniendo al otro lado «el coloso de la URSS», quedaría claro que países tan pequeños como los europeos tenían que sacrificar parte de su soberanía a una unidad cuyos primeros teóricos fueron franceses (Briand, Schuman) y británicos (Churchill). Curioso sería que los unos y los otros fueran hoy cabeza del movimiento anti-europeo.

Si la economía y la moral habían quedado devastadas tras la Guerra la unión era deseable, y aún más avanzando hacia una Guerra Fría hoy tristemente revivida –sin dejar de mencionar la voluntad europea de ayudar a Ucrania–.

En tiempos donde se ha coreado tanto a la sociedad civil para hablar de la importancia de los movimientos políticos, Filibi no pierde ocasión para hablar de ella sobre el «fracaso de los estados nacionales» en la construcción de la Unión. Este será el hilo conductor de todo su mensaje: «Cuando todo saltaba por los aires, los estados dejaron de hacer el idiota y cedían poder a la UE». 

2. Argazkia [Propioa]. Igor Filibi

Buena parte de los estados «producen sus constituciones más sociales y democráticas de la Historia» para poder formar parte de una familia europea que empieza a fraguarse en La Haya –mayo del 48–. Es así como Filibi pretende desmontar el supuesto mito de que la UE no es solo «una unión de bancos», aunque al principio la patata caliente fuese la regulación del carbón y acero, «materia prima del armamento, pero también de reconstrucción». 

Nacerán a posteriori la Comisión Europea «que propone», el Parlamento «que debate» y la Corte de Justicia «que vela por el cumplimiento»; todo hacia una representación ciudadana cada día más completa y desterrando la idea de «un superestado que diluya la identidad de los estados nacionales». Si la UE ha parecido fracasar en algo –crisis de los refugiados, COVID, etc.–, ha sido por tozudez de los estados, como argumentarán todos los ponentes de la jornada. 

¿A que se debe además la idea general de que Europa ‘no está a la altura’ de los problemas? A que «los periodistas han contado la versión original de los gobiernos», asegura Filibi. Por ejemplo, sin detallar que la UE «no tiene competencias en fronteras», sino los propios estados soberanos que han armado «el club paralelo» del Consejo de Europa. 

Esta tesis es continuada por Marta Marín, delegada de Euskadi en la UE, quien menciona on-line a través de la pantalla central que la Unión ha otorgado «subvenciones a fondo perdido» para la recuperación económica en la post-pandemia «en atención al PIB de los países», un acto de generosidad que marca la primera vez que la UE se endeuda con mercados de capitales. Para Marín se abre hoy la puerta a un replanteamiento de la «gobernanza económica», concepto de rabiosa actualidad en Euskadi. 

3. Argazkia [Propioa]. Marta Marín, on-line.

Marín se porta aún así más condescendiente con los periodistas, a quienes cree «fundamentales para el estado de derecho». La función de Marín consiste en estudiar el posicionamiento de Euskadi en el entorno europeo, sobre todo a través de un green-building cuyo papel determinante son ciudades y regiones, Más aún en un momento de especial interés por la búsqueda de emancipación del gas ruso.

Tras los dos anteriores continúan la ya citada Arrieta y Alfonso Lorente (El Correo), quien moderará la mesa redonda final por ausencia de Landaburu-hijo. Ambos son corresponsales en Bruselas de sus respectivos medios, y cuentan la experiencia y ritmos de trabajo en la sede parlamentaria de la UE para los periodistas, donde «hay más corresponsales que en Washington», según Arrieta. 

4. Argazkia [Propioa]: Olatz Arrieta eta Alfonso Lorente.

¿Y qué es la UE para ellos? Según Arrieta, poca cosa «para lo importante que es», «la excusa» para todos los males de los gobiernos estatales según Lorente, y de acuerdo con este último, algo muy complejo y «excesivamente» democrático, lo que complica la explicación de sus acuerdos. 

Ambos trabajan «un 80% en inglés y un 20% en francés», y explicando a la postre en español cómo se toman las medidas que a veces «confunden recortes con ajustes». «Europa», dice Lorente, «no te dice que no gastes tanto; te dice que seas equilibrado en tus cuentas; si ingresas 10, que no gastes 15...». 

Al final viene la mesa redonda con preguntas de los oyentes, y algunas conclusiones contundentes que se vierten en la misma. En Europa «damos miedo», afirmará Fibili, «pero no por nuestras armas, sino porque la gente quiere vivir aquí, donde hay libertad y no pena de muerte». 

Ante una pregunta de Goikoetxea sobre peligros externos, ninguno teme a las amenazas ruso-chinas, que son coyunturales y exentas «de proyecto político común», contra un EE. UU. a quien «le interesa una Europa unida, pero débil», según Filibi. «Ya les dimos el susto en Maastricht, y luego fueron por el euro a muerte». 

5. Argazkia [Propioa]. Mahaingurua.

Lorente no dejará de alabar la respuesta «impresionante» de la UE al Brexit y a la Guerra, «una cuestión anímica», que ahora cuenta con «la adrenalina a tope», si bien su «batalla perdida», es «el relato». Eso sí: no hay ya partido, por extremista que sea, que ya no se adhiera a la idea de la Europa unida, según declara Marín poniendo como ejemplo el caso de Le Pen.

Finaliza la sesión con la intervención de un oyente, que declara que «no somos conscientes de que Europa está en Euskadi, y que Euskadi es Europa». «Los 15 000 M€ que en estos últimos años nos ha dado la UE nos han permitido estar donde estamos», añade.

Y es que los vascos, «a pesar de todo, somos europeístas», dirá Marín. Tal vez Landaburu nos dejó tanta huella como Churchill, quien dijera que «cuanto más atrás puedas mirar, más adelante verás». Hoy le hemos obedecido, porque Europa está por hacer.

Esaldiak:

«Kirol Selekzio Europarra imajinatzen? Sariz gainezka geundeke!» (Filini)

«Ez dago estatu subiranorik EBn, subiranotasun horrek Gerrara eraman zituelako» (Filini)

«Pandemia hasi genuen ikuspegi protekzionistaren pean, norberak berea babestuz. Komisio Europarrak tinko egin zion» (Marín)

«Estatu Batuetan ez dira batere Euro-fan. Europa, existitzen den politika-animali arraroena zela zioten, zoologikoan dagoena, eta arrakastarik izango ez zuela». (Arrieta)

«Gehiengoaren iritzi publikoak pisua dauka. Zergatik ireki dizkiegu ateak ukrainarrei, eta ez siriarrei? Bada, jendeak ez duelako nahi» (Arrieta)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GAUR

Justicias

 Carta en El Correo (24/11/2022, p. 24) Clic en la imagen para ampliar